martes, 15 de noviembre de 2016

ANIMAR A LEER, PERO...¿CÓMO?


Muchas veces, la animación a la lectura consiste más en una actitud por parte de todos los implicados en este proceso y, sobre todo, por parte de los maestros/as y de las familias. La animación a la lectura debe contagiarse y para contagiarse es necesario sentirla como algo que nos hace sentir y vivir situaciones nuevas que son apasionantes, en muchos casos. Esta pasión contenida y serena, respetuosa y sincera, es la única que puede contagiar, en última estancia, el placer por la lectura. Por tanto, la animación a la lectura es una actitud que debe contagiarse en forma de “pasión contenida” y que debe materializarse en la realización de actividades que ayuden a su dinamización en el aula.
Por otro lado, podríamos presentar diversas definiciones de animación a la lectura, ya que es un concepto que ha interesado mucho a los diversos autores. Un análisis de todas ellas no permitiría concluir que la actividad de animación a la lectura en la escuela ha de resultar cuanto menos (Quintanal, 2005):
  • Voluntaria: ya que una imposición estaría condenando el desarrollo de la práctica lectora al hastío y al fracaso.
  • Diversificada: se trata de que haya riqueza y variedad. La monotonía no tiene lugar en este marco. Este acto imaginativo supondrá que el niño se implique de una manera más consciente en busca del deleite.
  • Vivencial: la lectura es un hecho íntimo que se experimenta desde la individualidad. Los alumnos y alumnas deben “vivenciar” la lectura.
  • Experiencial: relacionado con lo anterior, la lectura es una experiencia interior para experimentar la “magia” que se le atribuye a la lectura.
  • Lectora: la sesión de animación no debe consistir únicamente en un montaje escénico o lúdico, sino que el niño ha de leer, y esto significa “interactuar” con el texto, tomar contacto con él.
  • Respetuosa con la diversidad: hay tantas lecturas como lectores existen. El objetivo es que cada lector llegue a hacer su propia lectura.
  • Comunicativa: además de hablar del fin último de cualquier lectura, es necesario considerar que en la sesión de animación lectora la comunicación entre los sujetos lectores será la clave de la “dinámica” de animación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada